EL APROVECHAMIENTO DEL AGUA EN EL “ VALLE INFERIOR DEL RIO COLORADO”
*Maico Trad, Ester Roxana Araya y Isabel Rosana Soto



I- INTRODUCCION.

Ningún otro recurso es tan esencial como el agua, para el desarrollo de la vida y como insumo para su utilización en las actividades económicas. Si bien es un recurso renovable la humanidad no ha tomado conciencia del valor como patrimonio ambiental, social y económico, es por ello que no se lo aprovecha en forma adecuada.
En el Valle Inferior del Río Colorado la actividad agrícola es fundamental para el desarrollo de la población, y por las características de la zona es imprescindible el uso del agua para riego.
Nuestro objetivo es demostrar que es necesario un uso racional y eficiente del agua; para ello es menester conocer el río y sus problemas, e intentar a partir de allí alternativas de solución.
Para un buen aprovechamiento del agua en el uso agropecuario, se requiere comprender la relación agua-suelo, procurando maximizar la producción para satisfacer las necesidades presentes y conservando estos recursos para la viabilidad de las generaciones futuras.
Por último, consideramos necesario que a nivel local se exija a cada agricultor una Evaluación del Impacto Ambiental, como forma de estudiar las consecuencias o efectos ambientales que aparejaría la realización de la actividad agrícola proyectada y la construcción de las obras intra-prediales.


II-UBICACION DE LA CUENCA DEL RIO COLORADO-COIRCO.

El Río Colorado se extiende desde la Cordillera de los Andes, donde nacen sus principales afluentes: los Ríos Grande y Barrancas, hasta el Océano Atlántico; con un recorrido de 922 km., siendo su caudal medio anual de 138,8 m3/seg.. Su cauce sirve de límite a las provincias de Mendoza, Neuquén, Río Negro, La Pampa y en su tramo inferior se interna en la provincia de Buenos Aires para desembocar, luego de formar un delta, en el Mar Argentino.
Pertenece al dominio público de las provincias conforme a lo prescripto en los arts. 124 CN., 2339 y 2340 C.C.; en el que la Nación no ejerce jurisdicción debido a que es un río no navegable.
Por la situación geográfica y política de su cauce, y al limitar con distintas provincias, se generaron debates sobre el aprovechamiento y distribución de su caudal. En 1956, por iniciativa de la provincia de La Pampa, se realizó la Primera Conferencia de Gobernadores de las provincias interesadas, resolviéndose por unanimidad: a) que es derecho exclusivo de las cinco provincias reglar el uso de las aguas del río Colorado mediante pactos interprovinciales; b) que se considera necesario que los gobiernos de las provincias designen una Comisión Técnica Interprovincial del Río Colorado (COTIRC), encargada de estudiar todo lo relativo a la regulación, aprovechamiento y distribución de las aguas del mismo. COTIRC quedó formalmente constituida en 1957, desarrollando una intensa labor relacionada con su aprovechamiento.
Durante los años siguientes se realizaron sucesivas reuniones hasta que en la Sexta Conferencia realizada en 1976 se establecieron pautas concretas para el aprovechamiento del río, entre ellas: a) aprobar el Programa Único de Habilitación de Áreas de Riego y Distribución de Caudales del Río Colorado , elaborado por la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación con la activa participación de las cinco provincias; b) decidir la creación de una entidad interjurisdiccional a efectos de asegurar la ejecución del Programa Único Acordado y su adecuación al grado de conocimiento de la cuenca.
En cumplimiento de lo establecido por este acuerdo, en el Acta del 2 de febrero de 1977 se aprobó el Estatuto del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO) que tiene por objeto asegurar la ejecución del Programa Único Acordado. Está constituido por representantes de las provincias signatarias y de la Nación, que fue invitada por ellas a participar. Este Comité se puede encuadrar en el art. 125 CN. que se refiere a los tratados parciales interprovinciales, como instrumento jurídico para la regulación de materias relativas a intereses económicos y trabajos de utilidad común.
En principio COIRCO tuvo funciones acotadas, que consistían en coordinar a las provincias en la distribución del agua y generar un estado de alerta en situaciones que alterasen el normal funcionamiento de la cuenca, disponiendo las medidas a tomarse. Pero frente a antecedentes de siniestros registrados, en el año 1992 se ampliaron sus facultades en materia ambiental para el control de la contaminación y para coordinar las acciones de protección de los usuarios del recurso. Por otra parte la Nación autoriza en lo relativo a Hidrocarburos, que su fiscalización sea compartida por la Subsecretaría de Combustibles y COIRCO, desde el punto de vista del medio ambiente; por ello en 1997 se creó la Comisión Técnica Fiscalizadora .

III- EL “VALLE INFERIOR” DEL RIO COLORADO - CORFO.

El Río Colorado, a partir de la confluencia de sus afluentes, se encuentra dividido en tres tramos: Curso Superior, Medio e Inferior. En este trabajo nos vamos a circunscribir al Curso Inferior, que comienza en el Meridiano V y señala el límite entre las provincias de La Pampa y Buenos Aires; recorriendo 146 km. hasta la desembocadura, con una pendiente inferior a los cursos anteriores.
Inicialmente, la construcción de canales en esta zona fue realizada por los particulares. Por la gran cantidad de obras de riego artificial realizadas, el aumento del grado de subdivisión de la tierra, la inseguridad de la explotación y las exigencias del progreso, motivaron en 1938 la intervención de la provincia mediante una comisión de estudios dependiente de la Dirección de Hidráulica, quien reunió antecedentes, realizó relevamientos topográficos y elaboró un proyecto de red de canales. En 1948 se sancionó la Ley de Riego Nº 5262, que establecía normas para la utilización de las aguas de dominio público, el régimen de permisos precarios y concesiones de agua para riego. En 1949 la Dirección de Irrigación, dependiente del Ministerio de Asuntos Agrarios, asumió la administración del riego del Valle Bonaerense del Río Colorado, y la Dirección de Hidráulica quedó a cargo de la construcción de la red de canales unificadores y desagües. En 1952 esta última repartición se hizo cargo nuevamente de la zona, por intermedio de su División de Riego .
Finalmente en 1960, por Ley Nº 6245 se dispone la creación de la Corporación de Fomento del Valle Bonaerense del Río Colorado (CORFO), entidad autárquica de derecho público y privado, con la finalidad de promover el desarrollo integral de la zona de influencia del Río Colorado en la Provincia de Buenos Aires. En 1966 se le encomienda a la empresa Edison Consult S.A. la realización de un estudio integral de la zona, del que surge que debía darse máxima prioridad a las obras de drenaje, ya que el grado de salinización era muy grande; por ello se pone en marcha un Plan de Reestructuración de la infraestructura de riego y desagües revirtiéndose la situación de degradación de los recursos naturales de la zona .
La Ley de Creación de CORFO fue derogada en 1973 y reemplazada por la Ley Nº 7948. Esta Corporación está constituida por productores y por miembros del Gobierno Bonaerense; depende del Poder Ejecutivo Provincial a través del Ministerio de Asuntos Agrarios (art.1).
Entre sus funciones caben destacar las siguientes: realizar la planificación integral de la zona; estudiar, proyectar, ejecutar y explotar las obras de canalización y desagües, que permitan un mejor aprovechamiento del caudal del río; determinar el uso apropiado de la tierra agrícola y del agua (art. 3).
Dentro de su estructura la Administración está a cargo de un Administrador General, quien es secundado por un Gerente Técnico y un Gerente Administrativo; también existe un Consejo Consultivo, que es el órgano de vinculación entre CORFO y los usuarios. Para la construcción de redes privadas de canales de riego y de desagüe se crearon consorcios, integrados por los usuarios que se rigen por ésta ley y su decreto reglamentario (art. 24).
Para el cumplimiento de su objetivo su acción se divide en tres áreas :
A)-Infraestructura: abarca la construcción, reestructuración y mejoramiento de toda la red de riego y drenaje, inicialmente estas obras fueron realizadas en calidad de fomento pero en la actualidad la mayoría están a cargo de los usuarios.
B)-Servicios: son pagados por los usuarios, comprende: la operación y mantenimiento de la distribución del agua de riego (conforme a lo establecido en el Código de Agua de la Provincia de Buenos Aires); la provisión de máquinas y herramientas para la conservación de la red de riego y drenaje; la realización de estudios y proyectos de las obras de riego y de drenaje necesarias.
C)-Asistencia Técnica: esta área es gratuita y promueve todo el programa de desarrollo, comprendiendo: promoción de la producción agrícola-ganadera, promoción y asistencia al sector industrial, educación, etc.
Actualmente las funciones de CORFO se encuentran acotadas, debido a los sucesivos recortes presupuestarios, siendo el área de desarrollo la más afectada. Su accionar se centra en el manejo del riego y en el asesoramiento al productor.
CORFO tiene jurisdicción sobre 535.000 Ha., dentro de los Partidos de Villarino y Carmen de Patagones. De ese total, 130.000 Ha. están empadronadas, con concesión de riego, y se riega una superficie del orden de las 108.021 Ha .
Esta Corporación es de fundamental importancia para el desarrollo de la zona, porque no sólo realiza las obras de riego y de drenaje, sino que también las mantiene y conserva en condiciones aptas para el aprovisionamiento de agua; otorga permisos o

concesiones (de acuerdo a lo establecido en el Código de Aguas ) y soluciona los
conflictos que surjan entre los regantes.

IV- USOS DEL AGUA. IMPORTANCIA DEL RIEGO EN LA ACTIVIDAD AGRÍCOLA.

El agua es un elemento fundamental para la vida humana y para la actividad productiva, por lo que es necesario que la sociedad sea conciente del valor de este recurso natural, no sólo desde el aspecto social y económico sino también ambiental. Si bien es un recurso renovable y perpetuo se debe conservar, para evitar su falta por temporadas y para asegurar su alta calidad.
El agua tiene muchos usos. El Código de Aguas en el art. 55 enuncia los distintos usos especiales que podrán otorgarse por concesión, como son: el abastecimiento de agua potable, el uso agropecuario, el uso industrial, entre otros.
COIRCO realizó una pormenorizada evaluación de la aptitud del agua para diferentes usos, vinculada a la posible existencia de sustancias tóxicas originadas en las actividades productivas (agrícolas, ganaderas, mineras, hidrocarburíferas, urbanas, etc.) los resultados obtenidos indicaron que el agua de la cuenca del Río Colorado es apta para los diferentes usos a que es sometida .
El Valle Inferior del Río Colorado tiene condiciones climáticas semi-áridas, es por ello sumamente necesario el riego para el desarrollo de la actividad agrícola.
La función del riego es: asegurar la continuidad del ciclo agrícola, al controlar el factor humedad a lo largo de todo el desarrollo vegetal; incrementar la producción, al disponer de agua para aplicar al cultivo en el momento oportuno y con mayor cantidad; permitir diversificar la explotación y el tipo de producción . Cabe destacar que en esta zona el subsector hortícola representa el 72,9% de la producción agrícola, siendo la cebolla el principal cultivo; en orden decreciente se encuentran los cereales (18%) y las semillas (8,8%) .
Para un buen aprovechamiento del agua se debe distribuir adecuadamente mediante una red planificada de canales y drenajes, permitiendo que llegue a los cultivos en cantidad y calidad suficiente, y que el exceso del agua y la salinidad pueda escurrirse. Para el logro de esta finalidad la entidad administradora del agua pública para riego juega un papel trascendente en lo que hace a la red principal. Con respecto a la red secundaria, los consorcios de riego deben realizar las actividades pertinentes para lograr ese fin. Por último, a cada regante dentro de su “chacra” le corresponde realizar las obras intra-prediales necesarias, y así mejorar y aumentar el rendimiento del agua.

V-PROBLEMAS-ALTERNATIVAS DE SOLUCION.

La agricultura constituye el más grande usuario de agua, extraída de ríos, lagos y suelo. La mayor parte del agua utilizada se desperdicia, más de la mitad nunca llega a los cultivos a los que está destinada; esto se debe a pérdidas que se producen por evaporación, por infiltraciones desde los canales, por una mala distribución de los predios y por un uso ineficiente en los campos.
Un problema que ha preocupado desde tiempos remotos es el de la salinización, porque condiciona la calidad de agua para riego, ya que es un factor con efectos decisivos sobre el desarrollo vegetativo de los cultivos; por ello se han realizado distintos estudios para determinar el grado de salinización y los tipos de cultivos con tolerancia a las sales, de los que surge que el agua del Río Colorado es apta para regar .
En la década del 70-80 CORFO-Río Colorado elaboró un plan integral de desarrollo en el que tuvo en cuenta primordialmente la reestructuración de la infraestructura de riego y de desagües, con su puesta en marcha detuvo parcialmente el avance del proceso de salinización. En la actualidad en el área de riego del Valle Inferior del Río Colorado no ha sido solucionado totalmente este problema, razón por la que se realiza un seguimiento de la Degradación de Tierras por Salinización mediante el procesamiento de imágenes satelitales, que se estima en el 20% en esta área de riego, es decir que se ha salinizado o está en proceso de salinización. Las causas que intervienen en este proceso son: clima, suelo, topografía, vegetación, uso de la tierra e intensidad de la explotación. La interpretación de las imágenes la realiza el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA); esto permite, partiendo de la evaluación realizada, predecir el riesgo potencial bajo distintos sistemas de uso y explotación. Lo conveniente sería que se pudiera tomar algún tipo de medidas para revertir la situación evitando en el futuro daños mayores.
Íntimamente relacionado con lo ante dicho se encuentra el tema de la pérdida de agua por infiltración, ésta es volumétrica en los terrenos adyacentes y en las zonas más bajas. Depende de la naturaleza y porosidad del suelo; de la profundidad, turbiedad y temperatura del agua; de la edad y forma del canal; y de la posición de la napa freática.
Es importante señalar que a partir de la construcción del Embalse de Casa de Piedra se ha incrementado la infiltración porque impide el paso del limo que cumplía con la función de servir como elemento de permeabilización, consecuencia ineludible de una presa, el adecuar las obras de riego y desagüe a las nuevas condiciones es el costo para los regantes, el beneficio es una mayor seguridad en el servicio de riego por no tener escasez de agua en los años de magra y no tener riesgos de crecidas los años de abundancia, en el Colorado estos tienen una recurrencia de diez años. Datos actuales demuestran que por esta causa el porcentaje de pérdida, en los canales principales, es del orden del 18 %.
Una forma de evitar la infiltración es a través del revestimiento de los canales; sin embargo, una obra de tal envergadura requiere un serio análisis de planificación, costos e impacto ambiental; teniendo en cuenta los beneficios de su construcción, la disminución en el costo de mantenimiento y la efectiva disminución de la perdida de agua. Esto ha sido objeto de análisis por parte de CORFO considerando conveniente la impermeabilización de los canales en zonas de mucha filtración; se ha previsto en
las proximidades de las zonas urbanas de Pedro Luro y Villalonga la aplicación de bentonita con cemento, por los costos; en el resto del canal se construyeron drenes laterales que colectan la filtración antes de que lleguen al campo.
Por último es necesario hacer hincapié en lo referido a la infraestructura de la red de riego y drenaje que cada regante debe realizar dentro de su propiedad, las que son en general deficientes, esto se debe a varias causas como son: la carencia de planificación; la necesidad de disminuir los costos en la producción; la falta de conocimiento de los beneficios de obras adecuadas, para un mejor aprovechamiento del agua y protección del suelo mediante desagües eficientes. Cada particular en su fundo es libre de realizar cualquier actividad, siendo el límite la afectación a derechos de terceros. Es necesario concientizar sobre los efectos negativos que la falta de estas obras ocasionan a los recursos naturales y que, en definitiva, el único perjudicado será el particular.
El desconocimiento de la función vital del agua en el suelo, las reales necesidades de agua en los cultivos, el inadecuado planeamiento de los riegos, como así también de las obras menores de irrigación, son problemas que afectan significativamente el mejor uso del agua para el riego.

VI- AGUA Y AMBIENTE, CONCEPTOS INESCINDIBLES

VI.1- Marco Legal:
La implementación del nuevo marco legal internacional adoptado por la comunidad internacional en la Cumbre de la Tierra de 1992 (CENUMAD 1992) influyó en la reforma de la Constitución Nacional de 1994, la que incorporó el derecho al Medio Ambiente establecido en su art. 41: “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo...”
Siguiendo este lineamiento la Provincia de Buenos Aires en su Constitución, de 1994, incorpora el derecho al Medio Ambiente en su art. 28, en el que se establecen pautas para preservar, recuperar y conservar los recursos naturales. También ha regulado en distintos instrumentos lo referente al uso, aprovechamiento, gestión del ambiente y de cada uno de los recursos en particular; un claro ejemplo de ello son: 1) el Código de Agua, que contempla en el art.33 inc.a, la obligación implícita para el uso o estudio de las aguas, la aplicación de técnicas eficientes que eviten el desperdicio y la degradación del agua y ambiente humano en general; 2) la Ley Orgánica de Municipalidades de la Provincia de Buenos Aires dispone en su art. 27 inc.17 y cc. que corresponde a la función deliberativa municipal reglamentar lo relativo a la contaminación ambiental y cursos de agua y la conservación de los recursos naturales; 3) la Ley de Medio Ambiente ha sido dictada conforme al art. 28 de la Constitución provincial, que en su art.1 define su objeto que es la “...protección, conservación, mejoramiento y restauración de los recursos naturales y del ambiente en general...”

VI.2- La Evaluación del Impacto Ambiental (EIA):
La Ley de Medio Ambiente en el Título II, Capítulo III impone en su art. 10 que todos los proyectos de obras o actividades que produzcan o sean susceptibles de producir un efecto negativo al ambiente y/o recursos naturales, deberán obtener una Declaración de Impacto Ambiental expedida por la autoridad provincial o municipal.
El Anexo 1, de esta normativa, define lo que debe entenderse por EIA es: “El procedimiento destinado a identificar e interpretar, así como a prevenir, las consecuencias o efectos que acciones o proyectos públicos o privados, puedan causar al equilibrio ecológico, al mantenimiento de la calidad de vida y a la preservación de los recursos naturales existentes”.
Los suelos del Valle Inferior del Río Colorado son favorables para una agricultura de riego; pero como consecuencia del uso intensivo del suelo, no siempre acertado, se provoca una declinación de los rendimientos físicos, su desgaste y agotamiento, en perjuicio de la explotación. Para contrarrestar esto es necesario una planificación integral y adecuada, teniendo en cuenta el tipo de suelo, cultivo y método de riego.
Existiendo en la zona deficiencias de agua en ciertas épocas del año, se debe tratar de utilizar la cantidad estrictamente necesaria para los cultivos, evitando su desaprovechamiento; además con un uso adecuado se disminuirá el nivel freático y la salinidad. Para el aprovechamiento eficaz del agua la distribución, por medio de canales o acequias, debe hacerse de manera que llegue a toda las partes de la “chacra” con el menor recorrido y en cantidad suficiente, evitando las perdidas por infiltración. Las construcciones de obras de arte (compuertas, repartidores, medidores, sifones, etc.) deben implantarse en todos los puntos que se requieran para facilitar la derivación del agua en forma racional. La red complementaria de desagües permite el escurrimiento del exceso de agua y consecuente recuperación de los suelos.
Las obras intra-prediales de riego y drenaje, son realizadas por los regantes en forma particular, pero debe tenerse en cuenta que si son adecuadas permitirán aprovechar mejor el agua y evitar daños a los suelos y a los cultivos, es por ello que creemos necesario un asesoramiento y control en su realización para evitar consecuencias negativas en el medio ambiente.
Por lo expuesto consideramos que la actividad agrícola, sin lugar a dudas produce un impacto ambiental importante, es por ello que sostenemos la necesidad de regular a nivel local con lo prescripto en el Anexo II, punto II, inc. A de la Ley de Medio Ambiente, en el que se establece que cada municipio podrá determinar las actividades y obras susceptibles de producir alguna alteración al ambiente y/o elementos constitutivos en su jurisdicción, que serán sometidas a una EIA con arreglo a las disposiciones de esta ley.
Los estudios de EIA deberán contener, como mínimo, una descripción detallada del proyecto de la obra o actividad a realizar, identificación de las consecuencias sobre el ambiente, y las acciones destinadas a mitigar los efectos negativos; cada agricultor tendrá que presentarle a la autoridad competente los estudios realizados, quien los analizara y aprobara, o podrá rechazarlos fundándose en las observaciones efectuadas por profesionales, encargados de dar opinión sobre el impacto ambiental del proyecto.

VII- CONCLUSIÓN.

Con lo expuesto hemos demostrado que el hombre es el único responsable de la buena elección de las practicas de riego, que producirá un uso racional y eficiente del agua. Para ello es menester que los organismos competentes pongan en conocimiento al agricultor sobre las dotaciones de riego para cada cultivo, su frecuencia según el tipo de suelo de la zona; complementada estas informaciones con otras vinculadas con el sistema de riego como son: la preparación del suelo; perdidas por infiltración en los canales; obras adecuadas para el transporte del agua y el escurrimiento del exceso; todo ello se traducirá en beneficio de la conservación del agua y del suelo.
Es por ello que proponemos que se exija a nivel municipal una evaluación del impacto que la actividad agrícola ocasiona al ambiente, debiéndose controlar periódicamente su cumplimiento. De esta manera se haría efectiva la obligación legal establecida en la Ley de Medio Ambiente, cumpliéndose con su objeto de “...protección, conservación, mejoramiento y restauración de los recursos naturales y del ambiente en general en el ámbito de la Provincia de Buenos Aires, a fin de preservar la vida en su sentido más amplio...”.
Una política gubernamental del agua debe establecer un programa de conservación que suponga el mayor uso posible sin llegar al abuso y la prevención de su desaprovechamiento, abarcando el control de su distribución; por ello consideramos que la EIA debe ser utilizada como instrumento para llevar adelante una política ambiental preventiva, cuya finalidad es preservar los recursos naturales, y en especial el agua.

VIII- BIBLIOGRAFÍA:

BELZONI, Guido C. “Estudio Técnico Económico y Social Valle Bonaerense Río Colorado”,Tomo I, II y IV. Edison Consult S.A. Bs. As., realizado en cumplimiento del contrato celebrado entre CORFO-Río Colorado y la firma Consultora Edison Consult el 12 de marzo de 1966.
COIRCO. “Programa Integral de Calidad de Aguas Cuenca del Río Colorado-Calidad del Medio Acuático”.Bahía Blanca, 2001/2/3.
Comité Nacional de los EEUU para el Día Mundial de la Alimentación.“Compartir el agua: campos, ciudades y ecosistema”, Documento preparado para la teleconferencia del Día Mundial de la Alimentación 14 de octubre de 1994. Oficina Regional para América Latina y el Caribe, 1994.
CORFO. Boletín Informativo Nº 1, agosto 1992.
COSTA, José. “El Río Colorado y la Corporación de Fomento del Valle Bonaerense”. II Edición, CORFO-Río Colorado. Bs. As., 1978.
FAJARDO, Mario. “Manual de Auto-Instrucciones para obras de riego y drenaje”. Oficina Regional para América Latina y el Caribe. Santiago de Chile, 1988.
LASHLEY, Harvey. “El agua. Métodos Modernos de su uso y conservación”. Intercontinental publications, INT, Stanford-Connecticut. EUA, 1966.
LUCANERA, CASTELLANO, BARBERO. “Banco de Datos Socioeconómicos de la zona de CORFO-Río Colorado. Estimación del producto Bruto Agropecuario Regional”, Campaña 2002/3. UNS, Departamento de Economía. Bahía Blanca. 2003.
LUQUE. “Caracterización del Río Colorado con fines de riego”. UNS. Bs. As.,1967.
LUQUE. “Planteo secuencial de la Operación de Riego para la distribución, entrega y administración del agua”. Lima Perú, 1975.
LUQUE-PAOLONI. “El riego en la Argentina y su problemática”. UNS. Bs. As., 1994.
MANFRIN, Herminio A..”El agua pública y las agrupaciones de regantes”. CORFO-Río Colorado. Bs. As., 1971.
MARIENHOFF, Miguel S. “Tratado de Derecho Administrativo”, Tomo VI “Régimen y legislación de las aguas públicas y privadas”. Abeledo-Perrot. Bs. As., 1996.
RASELL-LUQUE-CARLSON. “Informe sobre el Valle Inferior del Río Colorado”, publicaciones de Instituto de Edafología e Hidráulica N° 5. UNS. Bs. As., 1964.
ROVERE, Marta B., “Ambiente, derecho y sustentabilidad”, Capítulo V “El agua como Valor ambiental, social, económico: gestión, planificación y protección de los recursos hídricos de conformidad al concepto de desarrollo sustentable”. La ley. Bs. As., 2000.
SANCHEZ, Ramón.“Suelo, Riego y Fertilización en el Cultivo de Cebolla”, Boletín Técnico N° 3. ISSN. Bs. As., septiembre 1993.

Legislación consultada:
Constitución Nacional, 1994.
Constitución de la Provincia de Buenos Aires, 1994.
Ley General del Ambiente, N° 25675, Nacional, 2002.
Ley de Medio Ambiente, N° 11723, Bs. As., 1995.
Código de Aguas, Ley N° 12257, 1999
Ley Orgánica de Municipalidades de la Provincia de Buenos Aires, Decreto- Ley Nº 6769/58, 1958.
Estatuto y Reglamento Interno de COIRCO, aprobado el 2 de febrero de 1977. Convalidado por Ley N° 8749, Bs. As., 1977.
Ley de Creación de CORFO, Decreto-Ley N° 7948/72.
Pedro Luro Estatutos de las Comisiones Administradoras de la Red Secundaria de Riego, Intendencia de Riego 1963, CORFO-Río Colorado.

*Maico TRAD Abogado Asistente de Docencia de la Cátedra de Derecho Ambiental y de los Recursos Naturales, en la UNS.
*Ester Roxana ARAYA Alumna de la Carrera de Abogacía, en la UNS.
*Isabel Rosana SOTO Alumna de la Carrera de Abogacía, en la UNS.

 


El Aprovechamiento del Agua en el "Valle Inferior del Río Colorado"
Versão para Imprimir