El Uso Agrícola del Agua
Resumen de la exposición a cargo de Miguel R. Güiraldes

 


ORIGEN DEL AGUA:

Se calcula en unos 4.500 millones de años atrás. Luego de la explosión inicial que diera origen al universo, se formó una inmensa bola de magma flotante sobre el planeta. Aparecieron múltiples volcanes activos diseminados. El magma cargado de gases con vapor de agua, con el tiempo comenzó a enfriarse, produciéndose la condensación del agua, llenando las depresiones dando nacimiento a los mares, ríos y lagos. Las aguas subterráneas sobrevienen por filtración. El magma poseía además sustancias químicas: metano e hidrógeno, las cuales junto al agua, según algunos científicos, dieron origen a la vida sobre el planeta. El agua por su menor temperatura comparada con el suelo, habría albergado los primeros microorganismos.

El problema de la escasez del agua:

El agua y especialmente la potable no cubre las necesidades de la población mundial. La tierra se está convirtiendo en un gran desierto. El agua cubre las tres cuartas partes del planeta, sin embargo, solamente un 3% es agua dulce y únicamente un 1% se encuentra al alcance del hombre sin mayores dificultades. El crecimiento de la población mundial a ritmo sostenido, la extensión de las ciudades, la deforestación y la contaminación de las aguas, contribuyen en grado superlativo para acentuar la falta del líquido elemento.

NUESTRO SISTEMA FEDERAL DE GOBIERNO:

Parte del hecho histórico que las provincias se constituyen con anterioridad a la Nación. Al crearse esta última, las provincias conservan todos los derechos no delegados al nuevo Estado (art. 121 C.N.). Influyeron además, cuestiones históricas y políticas, la enorme extensión territorial y las dificultades originarias en las comunicaciones, como las diferentes costumbres de sus pobladores. Por ser personas jurídicas, su patrimonio es una cuestión ontológica indisoluble.

DOMINIO Y JURISDICCIÓN SOBRE LAS AGUAS:


El dominio apunta a la titularidad del bien. La jurisdicción se vincula con la potestad para reglar su uso.

Ejemplo: en un río provincial, la propiedad y la jurisdicción se ejercen en forma total por parte de la provincia. Integra su territorio. Interpretación restrictiva en cuanto a la jurisdicción de la Nación (art. 124 C.N.). Por otra parte, admitir una propiedad sin jurisdicción importa en buena medida afectar la plenitud del derecho de propiedad.

La necesidad de admitir que las provincias detenten el dominio y en ciertas hipótesis la Nación la jurisdicción, obedece a que en ciertas materias es menester se defina una política global, con coherencia en ciertos aspectos, como los vinculados a la política exterior y seguridad.

La Nación ejerce jurisdicción sobre :

Ríos y lagos navegables, interprovinciales e internacionales.

Materias: navegación, comercio, defensa y causas de almirantazgo (delitos cometidos en las costas, ríos interestaduales o en alta mar) y jurisdicción marítima ( contratos y asuntos marítimos de naturaleza civil ).

Mediante la navegación se contacta el país con el exterior o las provincias entre si . Los posibles conflictos podrían alterar las relaciones con otros Estados o el equilibrio nacional.

Resulta conveniente destacar que las provincias, en función del sistema federal de gobierno, delegaron en la Nación el dictado de los Códigos de fondo, entre ellos el Civil, el cual regula los derechos dominiales del Estado y los particulares.

DOMINIO PÚBLICO Y PRIVADO SOBRE LAS AGUAS:

El Código Civil regula la propiedad de las cosas y bienes.

En los arts. 2339, 2340 y 2342, se plasma el dominio Público y privado del Estado o los Estados provinciales, incluyendo el de las aguas. El art. 2341consagra el uso y goce por parte de los particulares de los bienes del dominio público, pero sujetando dicho derecho a las disposiciones del Código y de las leyes locales.

Surge a través del inciso 3º del art. 2340, una evidente ubicación de las aguas en el dominio público del Estado. Aunque debe efectuarse una correcta interpretación de la totalidad del andamiaje jurídico.


Aguas del dominio público:

El mar territorial.

Bahías, ensenadas, puertos y ancladeros (interiores)

Cursos de aguas naturales y con aptitud de satisfacer usos de interés general y subterráneas. Canales construidos para utilidad común.

Los lagos y las aguas pluviales que caen en lugares públicos. Advierto que sobre el particular no existe unanimidad de criterios.

Aguas del dominio privado:

Las aguas pluviales que caigan o entren en inmuebles particulares.

Las aguas que surjan en terrenos particulares (manantiales)

Las aguas de vertientes ( que nacen en las montañas o sierras) y mueren dentro del mismo terreno privado.

USOS DEL AGUA:

Comunes y especiales

Usos comunes: se les confiere a todos los habitantes, con observancia de los reglamentos que dicte la autoridad competente

Principales: satisfacer la sed por parte de personas y animales.
Navegación, higiene y pesca.

Constituye el ejercicio de un derecho natural.

Cubren necesidades indispensables

Frente a una eventual perturbación indebida, existen los recursos administrativos, las acciones judiciales, incluyendo la de amparo (art. 43 C.N.).

El derecho a navegar posee sustento constitucional: arts. 14, 26 y 75,inc.10.

Usos especiales: tienen por finalidad complementar el confort de vida del hombre, su poderío económico y cultural.

No son estrictamente indispensables. Ejemplos: Irrigación. Fuerza motriz de carácter industrial, etc.

No son generales, solamente ciertas personas acceden a ellos.

Medios para concretarlos: los permisos y las concesiones de naturaleza administrativa.

Permisos: también se los denomina "licencias".

En principio los permisos no generan derechos subjetivos.

Son revocables por la Administración por razones de conveniencia.

En general se otorgan para supuestos de menor importancia.

Ejemplo: extracción de agua para refrigeración de una industria

Puede aplicarse en la especie el art. 1138 del Código Civil, es decir los llamados contratos unilaterales, donde una sola de las partes asume obligaciones.

En Derecho Administrativo se los ubica como actos administrativos de "tolerancia", de ahí su naturaleza precaria.

La otra figura, la de la concesión, es diferente. Es un contrato administrativo bilateral, que genera derechos y obligaciones reciprocas. Normalmente se instrumente como contrato de adhesión, muchas veces reglado por la propia ley. Posee carácter patrimonial y queda comprendido dentro del derecho propiedad: arts. 14 y 17 de la Constitución Nacional.

La concesión debe ser temporaria. De lo contrario afectaría la noción del dominio público del Estado.

Puede concluir:

Por decisión del Estado o del concesionario ( posibles indemnizaciones) o de común acuerdo. Rescindirse al existir alguna nulidad del acto administrativo. Si causó estado debe acudirse a la vía judicial (art. 17, L.N.P.A.).

Por caducidad: se opera por incumplimientos de las obligaciones a cargo del concesionario. Deben figurar en el contrato. (art. 21. L.N.P.A.).

Por revocación: deriva de un acto unilateral del Estado por causa de utilidad pública. Se asimila a una expropiación y en principio debe indemnizarse

Por renuncia del concesionario.

Por cumplimiento del plazo contractual.

La concesión puede ser gratuita u onerosa.

Onerosa: se abona un canon o el prorrateo.

Canon: no es un impuesto. Deriva de un contrato y conforma una de las contraprestaciones a cargo del concesionario.

Impuesto: contraprestación por los beneficios que brinda la sociedad. No es derivado de un contrato. Es una obligación legal con base en la capacidad contributiva.

Tasa: contraprestación por un servicio concreto que presta el Estado, como por ejemplo, la contribución por alumbrado barrido y limpieza.

Canon: contraprestación por el privilegio que se le otorga al concesionario en la exclusividad en el empleo del agua y por ende de excluir a terceros de ese uso.

Prorrata: también se la conoce como canon de riego. Consiste en el pago de una suma de dinero que deben abonar los concesionarios por la conservación y construcción de las obras para riego. Deriva de la palabra "prorrata", pues es proporcional al número de hectáreas que se riegan. También existen las vías administrativas y judiciales, correspondientes a los fueros provinciales, dado que el derecho administrativo es local.

Código de aguas de la Provincia de Buenos Aires:

B.O: 9/2/1999.

Objeto: protección, conservación y manejo del recurso hídrico en la prov. de Bs. As.

Se le encomienda al Poder Ejecutivo formular la política del agua. Entre otras atribuciones puede:

Decretar reservas sobre las aguas del dominio público.

Fijar los cánones y contribuciones

Establecer las dotaciones del agua

Imponer restricciones al dominio privado para el mejor aprovechamiento del agua y la protección del medio ambiente y los bienes públicos y privados afectados por impactos dañosos del agua.

El Código establece la autoridad del agua: se la crea a través de un ente autárquico dependiente del Poder Ejecutivo.

Tiene a su cargo ejercer en concreto las facultades del P.E. y reglamentar la actividad vinculada al aprovechamiento de las aguas y su supervisión, con facultades propias del poder de policía estatal, incluyendo el acceso a la propiedad privada.

Deberá acometer una planificación hidrológica para determinar las exigencias de los distintos usos y proveer soluciones a los anegamientos, inundaciones y sequías.

Puede establecer vedas en el uso del agua a los efectos de garantizar la salud pública.

Contempla normas generales para instrumentar permisos y concesiones: en líneas generales se siguen los principios antes señalados como figuras del derecho administrativo

Para las concesiones se fija un límite máximo de treinta años y en determinados casos se exige la evaluación y declaración del impacto ambiental.

En el capítulo III, denominado: De los usos, entre los especiales, se incluye el "Uso agropecuario". Criterio meramente enunciativo pues no es taxativo el listado de supuestos allí contemplados

El art. 59 indica que el uso del agua del dominio público, superficial o subterránea para riego será objeto de concesión.

Requisitos para obtener la concesión:

Tener el terreno aptitud para el riego y el agua calidad para tal cometido ( protección del recurso suelo)

Que la fuente suministre un caudal y calidad adecuada (protección del recurso agua)

Presentación de un proyecto por parte del concesionario (evaluación del mérito o conveniencia )

Cuando los caudales sean insuficientes para satisfacer todas las solicitudes, se consagra un régimen de privilegios:

1) Riego para los cultivos
2) El beneficio comunitario que presupone el cultivo
3) La eficiencia del proyecto presentado en el uso del agua

Prohibiciones para los concesionarios de agua para riego:

No podrán construir o mantener represas de agua, ni realizar obras o plantaciones en los cauces o riberas externas.

Para dar de beber y bañar al ganado, la autoridad del agua fijará su cantidad y deberán los beneficiarios inscribirse en los registros respectivos.

Aguas subterráneas:

Podrán otorgarse permisos o concesiones para su alumbramiento.

Derecho a explorar en suelo propio. En terreno ajeno se requiere la autorización de la autoridad del agua, previa notificación al titular del fundo, quien goza del derecho otorgado por la ley de fondo (art. 2340, inciso 3º, Código Civil).

Deberá evitarse la contaminación de los acuíferos y recurrirse para las obras y perforaciones a personal idóneo, quien contará con una licencia otorgada por la autoridad del agua.

Cualquier obra que altere las condiciones del agua subterránea, deberá contar con la aprobación de la autoridad del agua.

Usos preexistentes a la vigencia del Código: preferencia de quien utilizaba el agua, para obtener permisos y concesiones.

 


El Uso Agrícola del Agua
Versão para Imprimir